El impacto de COVID-19 en el programa de inversionistas inmigrantes EB-5



Creación EB-5


En 1990, el Congreso estableció el Programa de Inversionistas Inmigrantes EB-5 como un medio para estimular el desarrollo económico y promover empleos en los Estados Unidos. La visa EB-5 crea un camino hacia la residencia permanente legal para los extranjeros que invierten en la economía de los EE. UU. Para ser elegible para una visa EB-5, los posibles solicitantes deben invertir una cantidad suficiente de capital, que varía según la ubicación de la empresa, y crear o preservar al menos diez empleos permanentes en los EE. UU. Después de la recesión de 2008, el El programa EB-5 obtuvo el apoyo de ambos partidos como herramienta para la recuperación económica. Desde su inicio en 1990, el programa ha recaudado más de $ 20.6 mil millones en inversión extranjera directa sin costo para el contribuyente estadounidense. Otras estimaciones más liberales encuentran que el Programa de Inversionistas Inmigrantes generó un mínimo de $ 5.2 mil millones en inversión privada durante un período de ocho años, y probablemente agregó varios miles de millones de dólares a la economía estadounidense cada año. Con su énfasis en la creación de empleos, el programa fue un 500% más eficiente en la creación de empleos que la Ley de Recuperación y Reinversión Estadounidense de 2009, lo que agregó decenas de miles de empleos por año. Sin embargo, aunque el Congreso apoyó ampliamente el programa EB-5 después de la recesión, 2019 marcó una disminución significativa en la popularidad del programa. Con la introducción de la Regla de Modernización, que aumentó sustancialmente la inversión mínima requerida por los peticionarios, los solicitantes comenzaron a sentir las limitaciones económicas del programa.


Impacto de COVID-19 en la inmigración


La pandemia de COVID-19 provocó más efectos económicos catastróficos en todo el mundo, y los inversores en EB-5 no fueron inmunes a tal daño. Como respuesta a la pandemia, el presidente Trump prohibió temporalmente numerosas visas a través de su "Proclamación que suspende la entrada de inmigrantes que presentan un riesgo para el mercado laboral de EE. UU. Durante la recuperación económica después del brote de COVID-19". La visa EB-5 no se incluyó en la prohibición de Trump. No obstante, los inversores de EB-5 aún experimentaron el peso de la pandemia. Como respuesta, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) cerró temporalmente los consulados y embajadas de los EE. UU. En marzo de 2020, deteniendo efectivamente la emisión de visas.


Respuesta de USCIS a la pandemia COVID-19


Debido al cierre de las embajadas y consulados de EE. UU., USCIS implementó adaptaciones especiales para los inversionistas y solicitantes de EB-5, incluidas extensiones de plazos y consideraciones caso por caso de circunstancias atenuantes. Además, algunos de los requisitos de la visa EB-5 incluyen completar una entrevista en persona y una cita biométrica. Debido a la pandemia, estos requisitos a menudo eran imposibles de cumplir. Para compensar esta dificultad, USCIS ofreció adaptaciones adicionales, como eliminar las sanciones por reprogramar citas por razones relacionadas con enfermedades.


Impacto de COVID-19 en el Programa de Inversión de Inmigrantes EB-5


A pesar de los esfuerzos de USCIS para combatir los efectos de la pandemia en las visas EB-5, solo el 32% del total de visas disponibles se emitieron durante el año fiscal 2020. Para poner esta cifra en perspectiva, USCIS emitió entre el 94% y el 102% de las visas EB-5 disponibles en los tres años anteriores. Algunos especulan que las visas perdidas atribuibles a la pandemia causarán millones de dólares en inversiones y empleos perdidos.


Los inversionistas EB-5 que participaron en el programa antes de la pandemia COVID-19 también enfrentaron dificultades debido al virus. Como se mencionó anteriormente, un requisito del programa de visas EB-5 es que los inversores deben crear o preservar al menos diez puestos de trabajo. En particular, USCIS puede revocar una visa EB-5 si encuentra que la implementación de la empresa comercial da como resultado una desviación material del modelo comercial propuesto. A pesar de que USCIS ha acordado adoptar un enfoque más holístico para cada situación de inversión individual, aún no está claro si USCIS considerará la falta de obtención de los trabajos requeridos durante la pandemia como cambios materiales, lo que podría resultar en una afluencia de despidos.


Las industrias populares de EB-5 también evolucionaron durante la pandemia de COVID-19. Si bien los bienes raíces comerciales ya eran un sello distintivo de las nuevas empresas comerciales, se volvieron más atractivos durante la pandemia, ya que un mercado de valores volátil empujó a los inversores hacia inversiones más estables. Sin embargo, con la contracción del mercado de valores en febrero de 2020, muchos inversores extranjeros perdieron capital. Junto con el aumento de 2019 en la inversión mínima requerida, el EB-5 ahora puede ser significativamente menos asequible para los inversores extranjeros que antes de la pandemia. Mientras que otros países continúan experimentando una alta inflación y dificultades económicas, sin embargo, los inversores extranjeros continúan buscando la estabilidad financiera en los EE. UU. A través del programa de visas EB-5.

El futuro del programa de inversión para inmigrantes EB-5


La Ley de Reforma e Integridad EB-5 de 2021, que se presentó en el Senado en marzo pasado, propone algunos cambios clave al programa EB-5. La ley propuesta requiere que los inversionistas informen cualquier cambio propuesto al Departamento de Seguridad Nacional y busca, entre otras cosas, reducir los tiempos de procesamiento. Se predice que las visas EB-5 aumentarán después de la pandemia dada la administración favorable a la inmigración del presidente Biden, las vacunas masivas y la Ley de Reforma e Integridad EB-5. Si bien algunos ven el programa EB-5 como un medio para la recuperación económica, como lo demuestra su éxito posterior a la recesión, otros están preocupados por la posible dependencia de Estados Unidos de la inversión extranjera.