El requisito de extrema dificultad del estatus de no inmigrante T



¿Qué es un estatus de no inmigrante T? En 2000, el Congreso aprobó la Ley de Protección a las Víctimas de la Trata y la Violencia, que creó el estatus de no inmigrante T, o Visa T, como una herramienta de aplicación de la ley y ayuda humanitaria para las víctimas inmigrantes de la trata de personas severa. Aproximadamente entre 14.500 y 17.5000 personas son víctimas de trata dentro de los Estados Unidos cada año, la mayoría de las cuales son inmigrantes. La Visa T permite a los inmigrantes víctimas de la trata de personas residir legalmente en los Estados Unidos durante cuatro años con la oportunidad de buscar la residencia permanente legal. Generalmente, para ser elegible para la Visa T, los solicitantes deben demostrar que:

  • Son víctimas de la trata de personas;

  • Están en los Estados Unidos (u otro territorio calificado) debido al tráfico;

  • Cumplirá con las solicitudes razonables de las fuerzas del orden público para ayudar en una investigación o enjuiciamiento de su traficante; y

  • La expulsión de los Estados Unidos daría lugar a "dificultades extremas que implican daños graves y habituales".

Si bien cada uno de estos requisitos presenta sus propias dificultades, el requisito de dificultad extrema funciona como un obstáculo único y sustancial para la aprobación de la Visa T.


Requisito de extrema dificultad Según el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS), las dificultades extremas que implican el requisito de daños graves y habituales para la visa T es una carga de prueba más alta que las meras “dificultades extremas”, que pueden ser suficientes para otras visas. Por lo tanto, es insuficiente para demostrar que regresar al país de origen causaría dificultades económicas o sociales, como no tener suficiente dinero para sobrevivir. Más bien, para cumplir con este alto estándar, los solicitantes también deben demostrar que la expulsión de los EE. UU. Les causará un daño físico o psicológico grave. Se puede establecer un daño físico o psicológico grave por la necesidad de atención médica que solo está disponible en los EE. UU., La necesidad de utilizar los sistemas civiles o penales de los EE. UU., o mostrando una probabilidad significativa de que la víctima vuelva a ser objeto de trata al regresar a su país de origen.


Desafíos del requisito de extrema dificultad El lenguaje ambiguo del requisito de dificultad extrema crea confusión sobre lo que los solicitantes deben demostrar para cumplirlo. Además, USCIS, la agencia ejecutiva que maneja las solicitudes de Visa T, no ha brindado instrucciones sobre cómo los solicitantes pueden cumplir con este requisito. A su vez, esta confusión contribuye significativamente a la alta tasa de denegación de solicitudes de Visa T.


Además, el lenguaje vago permite diferentes interpretaciones administrativas del requisito de dificultad extrema. Como resultado, a pesar de que la trata de personas se considera un tema bipartidista, la forma en que las diferentes partes y administraciones interpretan los requisitos para la aprobación de la Visa T efectivamente lo convierte en un tema partidista. Por lo tanto, la evidencia de dificultades extremas que puede ser suficiente durante una administración puede ser insuficiente para la siguiente. En efecto, las solicitudes se rechazan esporádicamente sin una comprensión clara del motivo.


Dado el complejo y confuso proceso de solicitud de la visa T, los solicitantes están mejor situados para obtener el estatus de no inmigrante T cuando contratan a un abogado de inmigración. Sin embargo, contratar a un abogado no es factible para muchos inmigrantes debido al costo, las posibles barreras del idioma y el temor generalizado de entregar al traficante.


Soluciones potenciales En un esfuerzo por combatir algunos de los desafíos planteados por el requisito de dificultad extrema de la Visa T, USCIS puede tener en cuenta las circunstancias individuales, como la edad del solicitante, la experiencia personal y las enfermedades físicas y mentales. Si bien parece preferible un enfoque más individualizado, la inmensa discreción que se le deja al USCIS y a cada administración contribuye efectivamente a los desafíos expuestos anteriormente. En general, los solicitantes de Visa T se beneficiarían enormemente si USCIS aclarara el estándar de dificultad extrema y proporcionara los medios para satisfacerlo.


Opción alternativa: Visa U de no inmigrante Afortunadamente, la Visa T no es el único recurso disponible para inmigrantes víctimas de la trata de personas. Una alternativa popular es la Visa U de no inmigrante, que proporciona residencia legal temporal en los Estados Unidos a las víctimas de actividades delictivas. A pesar de que la Visa U es similar a la Visa T, no existe ningún requisito de que el solicitante demuestre que sufriría dificultades extremas al regresar a su país de origen. En particular, los peticionarios no necesitan solicitar la visa T o U, pero pueden solicitar ambas simultáneamente.