Los inmigrantes indocumentados y el sistema de cuidado de la salud


https://www.google.com/url?sa=i&url=https%3A%2F%2Fmedicinaysaludpublica.com%2Fnoticias%2Fsalud-publica%2Ffalta-un-sistema-de-salud-eficaz-en-estados-unidos%2F3886&psig=AOvVaw3FQ-Mer4JPGyGkcdwjb1gM&ust=1632936146716000&source=images&cd=vfe&ved=0CAsQjRxqFwoTCKC-m6iXovMCFQAAAAAdAAAAABAJ

La salud de los inmigrantes indocumentados puede verse afectada simplemente por ser indocumentados. Las personas indocumentadas tienen más probabilidades de no tener seguro, con casi la mitad de todos los adultos no ancianos y un tercio de los niños sin seguro. De hecho, tienen las tasas más bajas de cobertura de salud en todo Estados Unidos. Esto se debe a que no son elegibles para inscribirse en Medicare, Medicaid, CHIP o comprar cobertura a través de los mercados de ACA. Esto incluye a las personas con DACA, ya que no se consideran legalmente presentes y, por lo tanto, no son elegibles.


Los inmigrantes indocumentados experimentan retrasos dañinos en la atención de la salud, dependen de una atención más a corto plazo y tienen malos resultados de salud por falta de cobertura. Debido a su menor utilización de la atención médica, los inmigrantes indocumentados a menudo no reciben atención preventiva, lo que resulta en peores resultados de salud que son más difíciles y costosos de tratar. Mientras que algunas personas evitarán ir al médico por completo porque no quieren lidiar con los altos costos, otras evitarán ir a la sala de emergencias hasta que estén críticamente enfermas. Otra barrera importante para acceder a la atención médica es el miedo a que se les pregunte sobre su estado de ciudadanía. No quieren arriesgarse a ser deportados por buscar atención médica.


Es importante que los inmigrantes indocumentados sepan a dónde pueden ir en busca de ayuda. Aunque tienen opciones limitadas para la atención médica accesible, algunas ciudades y estados han desarrollado programas para proveer atención primaria y especializada de bajo costo o sin costo. Los inmigrantes indocumentados también pueden recibir atención de bajo costo en los centros de salud comunitarios. Una desventaja es que esta atención a menudo se limita principalmente a la atención preventiva y básica, lo que hace que los servicios especializados sean más difíciles de acceder. También pueden acceder a la planificación familiar y a la atención básica de la salud reproductiva en las clínicas del Título X. Planned Parenthood, por ejemplo, cobra a los pacientes en función de sus ingresos, independientemente de su estado migratorio o cobertura de seguro de salud. Finalmente, los inmigrantes indocumentados sin seguro tienen acceso a atención médica de emergencia. La ley federal requiere que los hospitales provean servicios de detección y estabilización a cualquier persona que entre a la sala de emergencias, independientemente de su estado de seguro o residencia.


Los inmigrantes indocumentados pueden obtener seguro de salud a través de planes de salud para estudiantes, cobertura patrocinada por el empleador, y planes de atención médica privados comprados fuera de intercambio. Sin embargo, el acceso a la cobertura patrocinada por el empleador es limitado, ya que los inmigrantes indocumentados a menudo son empleados en trabajos de bajos salarios que no ofrecen este tipo de cobertura. Además, debido a que los inmigrantes indocumentados tienen más probabilidades de ser de bajos ingresos, es posible que no puedan pagar esta cobertura, incluso si está disponible. Algunos estados han implementado sus propios programas para cubrir a los inmigrantes indocumentados, particularmente a las mujeres embarazadas y a los niños. A partir de 2019, 16 estados han optado por proporcionar atención prenatal a las mujeres independientemente de su estado migratorio mediante la extensión de CHIP al niño por nacer. Del mismo modo, seis estados y Washington, DC actualmente utilizan fondos estatales para cubrir a los niños, independientemente de su estado migratorio, si cumplen con los requisitos de ingresos.