Our Recent Posts

Archive

Tags

Reformando el sistema migratorio de detención


https://www.google.com/url?sa=i&url=https%3A%2F%2Fpanorama.ridh.org%2Fla-onu-califico-el-sistema-de-detencion-migratoria-en-estados-unidos-de-punitivo-e-innecesario%2F&psig=AOvVaw0ArL3_DoCFxwYYqD2tIRia&ust=1621631812284000&source=images&cd=vfe&ved=0CAIQjRxqFwoTCMDT65-X2fACFQAAAAAdAAAAABAD

En enero 20, 2021 el Presidente Biden anunció su compromiso para modernizar el sistema migratorio de los Estados Unidos. La meta de “The U.S. Citizenship Act of 2021” es crear un sistema más eficiente para asegurar la frontera, identificar las causas fundamentales de migración, y mantener juntas nuestras familias. Si la legislación es aprobada por Congreso, el tono sobre la política de inmigración cambiaría drásticamente a comparación de la administración debajo de Donald Trump que basó su campaña presidencial categorizando a todos los inmigrantes en los Estados Unidos como criminales. Cuando Trump llegó a la Casa Blanca, se dedicó a retener a inmigrantes que incluso no tenían antecedentes penales y aumentando el uso de prisiones privadas.


Durante las últimas décadas, especialmente después de los ataques del 11 de septiembre, las leyes de inmigración se han vuelto cada vez más estrictas, lo que amplía el alcance de quiénes pueden ser detenidos en los centros de detención. Dicho esto, el aumento en el número de inmigrantes detenidos ha ayudado a crear una nueva industria, que los académicos conocen como el “complejo industrial penitenciario.” Debajo de este sistema, las empresas penitenciarias privadas como CoreCivic y GEO Group, han surgido con una gran influencia para donar dinero a políticos, incluyendo Donald Trump, y para crear leyes que tienen el objetivo de detener a más personas. Porque las leyes de inmigración han tratado la migración como un crimen, el resultado es una brecha que permite a las prisiones privadas a utilizar a inmigrantes como ganancias financieras. Sin embargo, en el 2016, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos descubrió que las prisiones privadas ponen en peligro la seguridad y los derechos de prisioneros.


El sistema de detención es una práctica traumática para los migrantes que han dedicado sus esfuerzos a los Estados Unidos. A cambio, han sido separados de sus familias para servir modos alternativos de legisladores y prisiones privadas que ven ventajas si más inmigrantes son detenidos. Los 11 mil inmigrantes indocumentados viviendo en los Estado Unidos no deberían cargar el perjuicio de ser delincuentes. Entre ellos son familias trabajadoras, estudiantes, o refugiados en búsqueda de mejores vidas y oportunidades. Para reformar el sistema migratorio de detención, los Estados Unidos tiene que terminar los contratos con prisiones privadas. Pero igual es necesario que nuestros legisladores se movilicen para crear una reforma migratoria que les dé a los inmigrantes la oportunidad de convertirse en ciudadanos Americanos.