Sobrevivir a un matrimonio por Violencia Doméstica


En una verdad abrumadora, una de cada cuatro mujeres y uno de cada siete hombres serán abusados físicamente por su pareja íntima en algún momento de sus vidas. Aproximadamente un tercio de las mujeres y casi un sexto de los hombres sufrirán violencia sexual en algún momento de sus vidas. Sin embargo, al igual que estas mujeres inmigrantes, las mujeres también enfrentan violencia doméstica, debido a su estatus migratorio, las personas pueden tener más dificultades para escapar del abuso. Debido a las regulaciones de inmigración, los obstáculos lingüísticos, el aislamiento social y la falta de recursos económicos, las mujeres inmigrantes con frecuencia quedan atrapadas en relaciones abusivas. A pesar de la reciente legislación federal que ha creado vías nuevas y seguras hacia el estatus legal para algunas mujeres inmigrantes que han sido víctimas de violencia doméstica, el abuso es un problema importante para las mujeres inmigrantes, como lo es para todas las mujeres en los Estados Unidos. Muchas mujeres inmigrantes, cuando vienen a los Estados Unidos, una opción fácil para que se les otorgue la ciudadanía es casarse con un ciudadano estadounidense. Para obtener la ciudadanía, usted y su cónyuge deben probar su matrimonio. Si permanece casado y vive con un ciudadano durante tres años después de convertirse en residente permanente, puede solicitar la ciudadanía en los Estados Unidos. La mayoría de los titulares de tarjetas verdes deben esperar cinco años antes de solicitar la ciudadanía en los Estados Unidos. Después de pasar muchos años con el cónyuge, las relaciones pueden volverse amargas y violencia durante situaciones que no son tan fáciles para las mujeres inmigrantes que buscan quedarse en los Estados Unidos para solicitar el divorcio y marcharse.


Según una encuesta, el 48% de las latinas dijo que la agresión de su pareja contra ellas había empeorado desde que emigraron a Estados Unidos. En un estudio reciente realizado en la ciudad de Nueva York, el 51 por ciento de las víctimas de homicidio de parejas íntimas nacieron en el extranjero, mientras que el 45 por ciento nació en Estados Unidos. Este estudio muestra cómo las mujeres inmigrantes tienen un mayor riesgo de tratar con parejas violentas y esto se debe a los obstáculos que estas mujeres tienen que atravesar dos veces porque son ciudadanas

estadounidenses. Debido a que pueden tener su origen en culturas que permiten el abuso doméstico o porque tienen menos acceso a asistencia legal y social que los ciudadanos estadounidenses, las mujeres inmigrantes experimentan índices más altos de maltrato que los ciudadanos estadounidenses. Además, los agresores y las víctimas inmigrantes pueden asumir que el sistema judicial de los Estados Unidos no se aplica a ellos. Es posible que las mujeres inmigrantes maltratadas que intentan huir no dispongan de refugios bilingües, ayuda financiera y alimentos. También es poco probable que reciban ayuda de interpretación calificada en la corte, ya sea para presentar inquietudes a la policía o al operador del 911 o incluso para obtener información sobre sus derechos y el sistema legal. El simple hecho de no saber qué recursos existen que son útiles para ayudar a las mujeres maltratadas puede salvar una vida.


En Mil Mujeres, ofrecemos asistencia legal de inmigración a personas de bajos ingresos para la comunidad latina. En Mil Mujeres, enfatizamos nuestro servicio a las víctimas de delitos violentos en los Estados Unidos, que incluyen delitos relacionados con el género, violencia doméstica, agresión sexual, trata de personas o agresiones graves. Nuestro objetivo es ayudar a estas víctimas que se encuentran atrapadas en una mala situación y descubren que existen recursos que las ayudarán. Para las mujeres inmigrantes que luchan por dejar su matrimonio por temor a su ciudadanía, en Mil Mujeres ofrecemos recursos para tratar de recibir beneficios para la víctima luego de estar en una situación desagradable.